Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Actualidad

Las Raras Podcast cierra un exitoso 2019: “El futuro se ve bastante prometedor”

Catalina May y Martín Cruz conversaron con EL DÍNAMO y evaluaron lo conseguido en esta cuarta temporada que finaliza con dos episodios en enero. Junto con eso, se aprontan a lo que sigue para el próximo año con el proyecto.

Las Raras Podcast cierra un exitoso 2019: “El futuro se ve bastante prometedor”
Por 20 de Diciembre de 2019

El año 2016, la periodista Catalina May y el ingeniero en sonido Martín Cruz materializaron un proyecto innovador en el paisaje del periodismo sonoro iberoamericano: Las Raras Podcast. A través de cuidadas narraciones —con reporteo original y diseño de sonido inmersivo— se propusieron contar “historias de libertad” centradas en personas que desafían las normas y el status quo social. Tres años después, la apuesta se ha consolidado.

A comienzos de 2019 fueron el único proyecto en español seleccionado para participar de la primera versión del Google Podcasts creator program. Esa experiencia les permitió producir una cuarta temporada de historias que atraviesan Latinoamérica y cubren algunos de sus problemas más actuales. La calidad de las nuevas historias ha dado como resultado un aumento del 900% en sus escuchas en un año.

Durante este ciclo, abordaron diversos temas como el acoso online, la crisis humanitaria en la frontera de México y Estados Unidos, el arte y, por supuesto, el estallido social que se inició en nuestro país el pasado 18 de octubre.

En enero de 2020, Las Raras Podcast publicará las últimas dos historias de su cuarta temporada. Una es una historia de resiliencia que conmemora los diez años del terremoto y tsunami que azotaron a Chile el 27 de febrero de 2010. La otra, en tanto, es una historia sobre feminismo y trabajo sexual que Las Raras fueron a registrar a Argentina.

En conversación con EL DÍNAMO, Catalina y Martín abordaron los resultados obtenidos en estos diez episodios de la cuarta temporada de Las Raras Podcast y los desafíos que se vienen en el futuro, junto con el crecimiento que ha registrado esta plataforma no solo en Chile, sino en todo el continente.


¿Cuál es la evaluación que realizan de esta cuarta temporada? ¿Cumplieron sus objetivos y expectativas?

Martín Cruz (MC): En cuanto a expectativas, por una parte, bastante, sí, aún no terminamos pero varios de los logros que queríamos alcanzar, la verdad es que sí. Por una parte, la idea era internacionalizarnos un poco más, porque nos habíamos dado cuenta que nuestra audiencia hace rato que venía siendo mucho más extranjera que chilena. Nos escuchaba más gente de Colombia, México, Estados Unidos, por ejemplo. Entonces, deliberadamente, quisimos en esta temporada buscar historias que de alguna forma representaran a algunos países para llegar a audiencias un poco más amplias. Por lo tanto, hacer menos historias de Chile.

Catalina May (CM): Eso por un lado. Eso podríamos decir que fue un objetivo logrado, por otro, nuestro gran objetivo era aumentar el número de auditores porque, al final, eso es como una forma concreta en la cual se puede ‘medir el éxito’ de un podcast. Y también te permite empezar a probar posibilidades de financiamiento, tal vez de publicidad… Bueno, esa fue una de las cosas que logramos en esta temporada, que puede ser otro punto. Es súper importante hacer crecer las audiencias, y todavía no terminamos, pero hasta el momento, nuestras métricas nos muestran que hemos crecido un 900%. Esto es algo que nos pone muy felices, creemos que está súper, y esperamos seguir creciendo con un objetivo así medio infinito.

El éxito trajo consigo nuevas oportunidades. Por ejemplo, Las Raras Podcast lograron obtener su primer patrocinador, Himalaya, una aplicación para reproducir podcast. Pese a que no era un objetivo al inicio de la temporada, les demostró el interés que existe en proyectos independientes.

En este ciclo abordaron diversas historias, pasando por el acoso, el estallido social y la crisis humanitaria en la frontera de EE.UU., ¿sienten que les faltó algún tema a tratar o que lo tienen planeado para más adelante?

CM: Siempre hay temas, pero la verdad es que esta temporada fue una súper larga para nosotros, se nos hizo eterna. Fueron diez capítulos que nunca habíamos hecho. Antes hacíamos temporadas de seis capítulos y tres. De a diez fue como, ¡uf! Hemos podido tratar varios temas. La primera historia fue de dos partes sobre el acoso online en México, el tercer capítulo fue una historia súper linda que tiene que ver con el arte y la libertad, después vino una trilogía sobre la crisis humanitaria en la frontera de México con Estados Unidos desde distintos focos que también estuvo súper interesante. Entre medio de la trilogía fue el estallido, y publicamos estos dos capítulos extra, y ahí vamos por el momento. Faltan dos capítulos que vamos a publicar en enero, uno que tiene que ver con el tsunami del 2010 que ahora se cumplen diez años, justo, así que va a ser una conmemoración de alguna forma. La última de la temporada tiene que ver con feminismo y trabajo sexual, que fuimos a reportear a Argentina, muy entretenido. Creo que los temas han sido diversos, no siento que nos faltó algo, aunque obviamente las posibilidades son infinitas.

Me decías recién que la audiencia había crecido en un 900% y que aumentaron el número de auditores extranjeros. ¿Sienten alguna presión ante esto?

MC: No sé si hay una presión… O sea, siempre hay una en términos de si hay un crecimiento en relación a lo anterior, y ojalá sostenido en el tiempo. Es un poco con la presión, pero nosotros sabemos que la audiencia de nuestro podcast es latinoamericana y que es una audiencia que se está construyendo en este momento en toda Latinoamérica. No solo con nuestro podcast, sino también en términos generales. Por una parte no nos apuramos demasiado, porque sabemos que es algo que se tiene que construir de manera orgánica, y nosotros podemos ayudar a eso, pero que también tiene su propia lógica y su propio ritmo.

CM: Además de los números, otra cosa que nos importa mucho, es que en esta temporada la calidad de nuestras historias… Es que hemos trabajado muchísimo y eso se ve en la calidad de las historias. Creo que la calidad, en términos de contenido, de diversidad, de trabajo del sonido, esta temporada ha crecido bastante y nos deja satisfechos. Y términos de ponernos presión, más que sentir una presión, siento que está el desafío de cómo seguimos para adelante. Esta temporada trabajamos con un fondo que nos dio Google y eso termina ahora, entonces el desafío es decir ‘bueno, ¿cómo seguimos?’, cómo planteamos nuestra quinta temporada y cómo pensamos en un proyecto que tenga una perspectiva más de largo plazo. Yo no diría que es una presión, sino más bien un desafío.

MC: También es un desafío cómo ir evolucionando, cómo ir creciendo en los distintos flancos que es lo que hemos tratado hacer desde el momento uno. Ir explorando, probando, aprendiendo porque cuando partimos no había mucho referente de este tipo de narrativa en audio, entonces también ha sido un aprendizaje y todo el rato un desafío de ahora que hemos esta estética, esta manera de contar la historia, cómo ahora podemos avanzar un poco más, cómo podemos desafiarnos para empujar los límites de lo que hemos aprendido. Eso creo que lo hemos ido logrando desde la temporada uno hasta este que se ha ido notando con el paso del tiempo. En término de la evolución, en esta temporada hicimos bastante cambios en, por ejemplo, nuestra página web que la renovamos, hicimos una actualización de nuestra gráfica. También empezamos a trabajar con una ilustradora muy capa, que le dio una potencia visual al proyecto. Hicimos música original, más exigentes con un poco más de conocimiento. Estamos trabajando con un gestor de comunidad, que nos ha ayudado con la gestión de prensa, que ha sido una evolución. En todos los ámbitos hemos ido avanzando, profesionalizando de todo el flujo de trabajo.

El mercado del podcast

¿Cómo ven el crecimiento que ha tenido el consumo de podcast no solo en nuestro país sino que en todo el mundo, en comparación a cómo empezaron? ¿Sienten que hay una mayor competencia?

MC: En nuestro caso, como que todavía no lo vemos en términos de competencia. Sí hubo una evolución súper importante en términos de mercado y cuando nosotros comenzamos, en español, el mercado era básicamente inexistente. Habían muy pocos referentes en habla hispana y en Chile nadie hablaba de podcast. Nosotros, obviamente en esa época, era mucho más constante el tener que explicarle a la gente qué es lo que es un podcast, algo que todavía ocurre pero cada vez menos porque ya el término está en boca de todos y los medios están instaurándose. En ese sentido, todos los otros proyectos que han nacido, nosotros no lo vemos como competencia porque lo que nosotros hacemos, de alguna forma, es distinto. Por otra parte, porque creemos en la necesidad de que se genere un mercado y eso va a ser saludable para todos los que queremos hacer podcast. Entonces, al revés: de sentirnos como amenazados por otros proyectos, nos encanta la idea de que aparezcan y se empiece a generar un mercado para que al final haya un ecosistema que permita hacer sustentable proyectos como el nuestro y otros proyectos independientes.

CM: También generar audiencias, eso creo que es lo más importante. Que la gente empiece a saber lo que es un podcast, que empiece a entender cómo se escucha un podcast y empiece a interesarse en encontrar sus referentes, porque sabemos que los podcast son bastante de nicho y mientras más personas empiecen a estar al tanto de que esta es también una opción de consumo de contenido, nos pone a favor de todo.

¿Cómo ven el futuro de la plataforma, tomando en cuenta también la irrupción de Spotify en esto?

MC: Creo que se ve bastante prometedor. Desde que empezó el podcast ha habido gente que cree que es una burbuja, una moda que va a pasar. Al final, el tiempo ha demostrado lo contrario: las audiencias han crecido, las productoras han crecido, las audiencias han crecido, las cantidades de millones de dólares que se mueven en Estados Unidos han crecido. Entonces lo que está pasando un poco en Latinoamérica es que estamos siguiendo esa tendencia, un par de años desfasado, pero está pasando. Es un momento bastante prometedor y la gente se está encantando y atreviendo a generar distinto que la lógica de la radio, la conversación. En ese sentido, somos positivos con el mercado latinoamericano, sobre todo en Chile, Colombia, México, Argentina, ha ido creciendo de manera sostenida.

CM: Creo que se viene un crecimiento en términos de contenido, o espero. Porque lo que vemos en Latinoamérica y en Chile, es que se sigue replicando la lógica de la radio. Los podcast en general son de conversación, en estudio, innovan poco. El podcast con formato tiene muchas posibilidades, entonces mientras más se establezca como un formato y un medio, propiamente tal, cada vez se va a ir experimentando más y los creadores van a probar nuevas formas, generando un contenido mucho más interesante para los auditores, que los va a encantar más.

Las Raras 2020 y el futuro del podcast

Uno de los desafíos que enfrentaron en los últimos meses fue el inicio del estallido social, hecho crucial que no quisieron pasar por alto.

Según las palabras de la misma May, lograron abordarlo en tiempo récord en relación al modo de trabajo que llevaban realizando hasta entonces.

“Me dejó satisfecha que el estallido social irrumpió en nuestra temporada y nosotros nos vimos con la necesidad de responder a eso y fuimos capaces de sacar dos capítulos, que fueron trabajados de una forma más rápida de la que nosotros estamos acostumbrados”, reveló.

Así, “el primero lo hicimos en tres días o dos, y el segundo nos tomamos un poquito más de tiempo, pero habrá sido como una semana y media. Ambos salieron bastante bien y nos demostramos que también podemos trabajar en contra del tiempo, con urgencia. Nos da satisfacción que desde nuestro lugar podemos ser un aporte dentro de todo lo que está pasando con el estallido chileno. Y lo más importante es que pudimos contarle a la audiencia de otros países lo que estaba pasando en nuestro país. Eso a mí me deja muy contenta”.

El próximo año en Chile se van a vivir diversas instancias de este estallido social, como es el proceso constituyente, ¿piensan abordarlo de alguna manera?

MC: Desde el primer momento que empezó esto nosotros sentimos que el proceso tenía mucho que ver con nuestra línea editorial, de historias de libertad. En este caso era un país entero que estaba pujando hacia esa idea, entonces sentimos la urgencia de empezar a registrar desde el momento uno y sacar esos capítulos. Por supuesto que, de alguna forma, vamos a seguir haciéndolo, hay que registrarlo y es parte de lo que estamos haciendo.

CM: El trabajo de documentar sonoramente lo que está pasando es algo que estamos haciendo. Después, se va a configurar en un contenido que podamos presentar. No lo tenemos tan claro todavía, pero el registro lo estamos haciendo.

¿Qué planes tienen para una quinta temporada? ¿Objetivos o temas, además del estallido social?

MC: La verdad es que estamos en eso en este momento, al mismo tiempo estamos cerrando esta temporada. Estamos pensando en una siguiente y la verdad es que las posibilidades aún están un poco abiertas y depende de las maneras en que podamos generar financiamiento, alianzas. Por ahí van a estar las claves de lo que vamos a hacer. Ganas, tenemos muchas, e ideas también, de hacer temas acá en Chile o hacer cosas latinoamericanas, pero la verdad que hasta que no tengamos algo más concreto…

CM: Lo que sí podemos contar es que firmamos un contrato de coproducción con una productora de podcast que nació en Chile, que se llama Adonde Media, es una productora de podcast con visión global. Entonces, Las Raras va a pasar a ser parte del catálogo de esta productora y ellos nos están apoyando la producción ejecutiva, a cómo conseguir acuerdos de producción, fondos, etc. En eso estamos en este momento, no hemos decidido el contenido porque estamos viendo la forma en que nos vamos a organizar para empezar a trabajar en la nueva temporada.

Relacionados

Comenta