Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Actualidad

Los datos reales, falsos y engañosos del escape del FPMR incluidos en “Pacto de Fuga”

Junto al ex corresponsal del diario El País, Manuel Délano, corroboramos los hechos que retrata la película respecto a la fuga de 49 presos políticos de la Carcel Pública en 1990.

Los datos reales, falsos y engañosos del escape del FPMR incluidos en “Pacto de Fuga”
Por 5 de Febrero de 2020

El pasado 23 de enero, y después de tres meses tras haber si postergada por el estallido social, se estrenó en las salas de cine la película Pacto de Fuga, el primer largometraje del director David Albala, que retrata la fuga de 49 presos políticos de la Cárcel Pública de Santiago el 29 de enero de 1990, gracias a un túnel de 80 metros que cavó un grupo de 24 miembros del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR) durante 18 meses.

En conversación con EL DÍNAMO, el periodista Manuel Délano, quien trabajó como corresponsal del diario español El País entre fines de 1985 y 2012, recuerda dicho episodio, el que cubrió en ese entonces.

“Fue una total sorpresa. Salvo los que estaban apoyando la fuga, el resto no tenía la más remota idea. Nos desayunamos con la noticia. Fue estupefacción, algo así solo lo habíamos visto en películas, en El Gran Escape, protagonizada por Steve McQueen. Sorprendió mucho y hubo una sensación de ridículo de la dictadura, porque quedaban 40 días cuando se produjo la fuga para el inicio de la democracia”, relató.

A modo de contexto, el actual académico de la Escuela de Periodismo de la Universidad Adolfo Ibáñez explicó que en ese entonces, “el tema de los presos políticos era importante, generó debates dentro de la oposición que iba a asumir en marzo, con Patricio Aylwin a la cabeza”.

“Finalmente, la Concertación, por indicación de Aylwin, había llegado a un consenso en torno a que había que dar libertad solo a los presos que no estuvieran involucrados en hechos de sangre y al resto no. Para dar esa libertad, se necesitaba igualmente un proyecto que contara con el apoyo de parte de la derecha. En eso se produce la fuga y en ella se fueron muchos de los que tenían mayores condenas sobre sus hombros, entre ellos un grupo que había participado en el atentado contra Pinochet. Entonces, fue una estupefacción total. Hubo reacciones de alegría y de miedo por parte del régimen”, añadió Délano.

En ese sentido, plantea que “si se hubieran fugado en democracia, 40 días después, le habría caído el problema a la Concertación. La oposición al gobierno de Aylwin, que era RN y la UDI además de los militares, habría dicho que los habían dejado fugarse, los habrían culpado de todo y se habría convertido en problema. En cambio le cayó directamente a la dictadura y provocó un serio remezón”, asegurando que “Pinochet fue el hazmerreír mundial”.

A continuación, y con la ayuda de Délano, realizamos un fact checking para comparar los hechos ocurridos la noche del 29 de enero de 1990 con lo que retrata Pacto de Fuga, película que -recalcan- fue inspirada en esos hechos.

Tierra escondida en el entretecho 

VERDADERO

Efectivamente, tanto en la cinta como según dan cuenta los hechos reales, los frentistas ocultaron entre 50 y 70 toneladas de tierra en el entretecho de la Cárcel Pública, por lo que no levantaron sospechas de la construcción del túnel.

Poco a poco la fueron acomodando, incluso enfrentándose a grandes temperaturas durante el verano, las que podrían superar fácilmente -y debido a las planchas de zinc que tenían en sus cabezas- los 50 grados.

Fue tal la precisión del plan que las autoridades demoraron alrededor de 20 días en descubrir dónde habían escondido la tierra, la que se había convertido en una de las principales interrogantes.

Manuel Délano recuerda que “esa antigua cárcel, que estaba a un costado de la estación Mapocho, era una construcción muy antigua con vigas de madera muy gruesas que resistían el paso de los años y las toneladas de tierra que arrojaron. La verdad es que fue calcado a lo que hicieron en El Gran Escape, salvo que ahí la dejaban debajo de las barracas de los prisioneros”.

Señas para comunicarse

FALSO

En Pacto de Fuga, y luego de incluir a otros compañeros al plan, tuvieron que iniciar un método para comunicarse.

En ella se puede ver cómo los distintos personajes se realizan distintas señas como tocarse la nariz, el mentón o se golpeaban las piernas para dar cuenta de las situaciones que enfrentaban. Sin embargo, la realidad fue otra.

Los miembros del FPMR utilizaron nombres de frutas para encubrir ciertos lugares. Por ejemplo, Manzana se refería a la puerta del túnel, Pepino era el túnel que comunicaba las celdas del túnel con las del segundo piso que daba al lugar donde depositaban la tierra.

Otras frases como “lavar la loza” significaba ir a esparcir la tierra en el entretecho, o si a alguien le tocaba ir a trabajar en el túnel le tocaba “comer”.

Micro de locomoción colectiva esperaba a los fugados

VERDADERO

Una vez que los 24 frentistas salieron del túnel fuera de la cárcel, una micro que proporcionaron las personas que los ayudaban desde afuera los esperaba para poder distribuirlos en distintas casas seguras para que no fueran encontrados.

Esto mismo ocurre en la cinta de David Albala, donde los frentistas fueron repartidos en distintos puntos de la capital, apoyados por quienes fueron cómplices de la hazaña.

Billeteras con documentos

FALSO

En la película, el grupo que apoyó desde el exterior preparó 24 billeteras con documentos falsos, tales como carnet de identidad, tarjetas de crédito, dinero y tarjetas de clubes de fútbol. Estos fueron entregados a cada uno de los fugados con nuevas identidades para iniciar su nueva etapa.

En la realidad, todos ellos recibieron boletos de metro, boletas y llaves, elementos comunes que podría estar portando un transeúnte, para así no levantar sospechas.

Tierra del túnel se sacaba con piernas de jeans

VERDADERO

En la cinta es posible ver cómo varios frentistas, como León Vargas (Benjamín Vicuña), cortan sus pantalones para utilizarlos para transportar la tierra del túnel al entretecho.

Según diversas notas de prensa de la época, efectivamente los fugados utilizaron este sistema, junto con otras bolsas, para acarrear la tierra desde el túnel y hasta la parte superior de la cárcel.

Tinta roja

ENGAÑOSO

En Pacto de Fuga, una vez que los presos políticos lograron terminar el túnel, hicieron un hoyo por el que lanzaron pintura roja para marcar el sitio en donde, quienes estaban en el exterior, debían cavar para que ellos salieran.

Según logró informar la prensa de la época, la tinta que utilizaron los frentistas no fue roja, fue negra.

Oxígeno en el túnel

ENGAÑOSO

Uno de los problemas que enfrentaron a medida que iban avanzando en el túnel, fue la falta de oxígeno. En la película, y gracias a la ayuda de otro integrante del grupo, lograron conseguir un motor con el que simularon un ventilador el que instalaron junto a un plástico que permitió la entrada de aire al túnel.

En la realidad ocurrió algo parecido, solo que no utilizaron un plástico, sino varias botellas de plástico que cortaron en cada extremo y unieron para permitir la entrada de oxígeno.

Luz en el túnel

VERDADERO

Tal y como ocurrió en la película, se logró instalar en el túnel un circuito eléctrico con ampolletas de bajo consumo, para no despertar sospechas en las autoridades sobre el gasto de electricidad en la cárcel.

Eduardo Rosentreter

ENGAÑOSO

Fue uno de los últimos en sumarse al plan, convirtiéndose en el más joven del grupo, cuando ya se habían excavado doce metros del túnel. Finalmente logró escapar de la Cárcel Pública junto a los otros 23 miembros del Frente.

En Pacto de Fuga se presenta el personaje de Óscar Lira, interpretado por Diego Ruiz, un joven miembro del FPMR. En la historia, también se suma en última instancia al plan tras descubrir lo que planeaban sus compañeros.

Sin embargo, no logra salir del recinto carcelario luego de que un compañero lo descubriera e impidiera su fuga enterrándole una herramienta en el hombro.

Relacionados

Comenta