Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Deportes

Las claves matemáticas que permiten el funcionamiento del fútbol chileno

Los complejos cálculos por el descenso revelan la importancia de los números en el campeonato, la que también se aplica para la elaboración del fixture.

Las claves matemáticas que permiten el funcionamiento del fútbol chileno
Por 29 de Enero de 2020

El complicado cálculo por el descenso a la Primera B tiene a los hinchas del fútbol chileno con la calculadora en la mano, ya que las matemáticas serán parte fundamental para definir el futuro de varios equipos en la máxima división del fútbol chileno.

Más allá de la tradicional tabla de posiciones -que muestra la suma de puntos, partidos (ganados, empatados y perdidos) y diferencia de gol-, la construcción de los torneos profesionales cuenta con un elaborado sistema que busca aplicar criterios técnicos y de mayor justicia en lo deportivo e institucional.

La tabla ponderada de este año es un ejemplo del uso de las matemáticas en el balompié nacional, la que queda revelada con la programación que determina el orden de los partidos de los 18 equipos participantes, el que también se logra mediante cálculos precisos.

Sistema de definición del fixture

El orden de los partidos en un campeonato resulta clave a la hora de organizar un torneo de Primera División. La cantidad de encuentros consecutivos, los estadios donde se disputarán y las épocas del año en la que se desarrollarán debe ser estimada tomando múltiples factores, los que no deben ni beneficiar ni perjudicar a los clubes.

En Chile, desde el año 2005, se aplica un modelo de programación creado por el Instituto Sistemas Complejos de Ingeniería (ISCI) de la Universidad de Chile. Dicho modelo fue trabajado por diversos profesionales, entre ellos, el académico de Ingeniería Industrial de la casa de estudios, Denis Sauré.

En conversación con EL DÍNAMO, el investigador comentó que “desde hace 15 años que se aplica este sistema que es independiente y que es encargado por la ANFP, y que también se aplica en otros países”.

Denis Sauré, académico del Departamento de Ingeniería Industrial de la Universidad de Chile. (U. de Chile)

“Anteriormente habían ciertos problemas por los ajustes de cada equipo, la disponibilidad de cada estadio. A veces algunos clubes querían jugar de local para sus aniversarios. Todos esos elementos se han afinado y trabajado en el modelo”, señaló el profesional.

Sauré contó que durante el último tiempo se ha dejado de aplicar el sistema espejado. Es decir, que los partidos de la primera rueda tengan el orden inverso a la segunda rueda.

“Muchas veces hay temas de necesidades de recintos deportivos y otras contingencias. Por lo mismo se elabora el fixture de la primera parte, para luego elaborar el del segundo semestre del año con todas las consideraciones”, precisó.

Búsqueda de justicia y transparencia

Las matemáticas resultan fundamentales para determinar el destino de varios equipos del fútbol chileno. (Agencia Uno)

Las fórmulas matemáticas aplicadas en el fixture contemplan varios elementos que permiten ordenar las fechas del fútbol chileno. Por ejemplo, que los “clásicos” entre Colo Colo y Universidad de Chile se deberían jugar entre las fechas 8 y 17, para que no estén ni en el principio y al final de los campeonatos debido a que en los extremos no generarían un gran impacto.

Sauré plantea otro caso en el que el uso de estos cálculos es clave para acercarse a la justicia deportiva. “Una de las ideas que se proponen es que ningún equipo juegue con los ‘tres grandes’ en fechas consecutivas, ya que eso tal vez los podría perjudicar de alguna manera”, expresó.

Sobre esto, el ingeniero civil industrial explicó que una de las misiones del equipo que elabora la programación es la transparencia de los procesos deportivos.

Antes el orden de los partidos se hacía a mano, entonces no se sabía si algún dirigente podría intervenir con algún interés para beneficiar o afectar a otro equipo. Este sistema es realizado por una entidad independiente y autónoma, y todas sus definiciones son públicas”, expresó.

En ese mismo sentido, el profesional entregó su visión de la tabla ponderada, poniendo como ejemplo el sistema de los promedios en Argentina.

“Nosotros no participamos de esa fórmula así que desconozco los criterios aplicados, pero sobre los promedios puedo decir que son importantes para premiar la regularidad de los equipos”, aseveró.

Las fórmulas matemáticas aplicadas por los académicos de la Universidad de Chile para el fixture chileno alcanzaron un importante reconocimiento internacional, ya que en 2016 fue finalista del Franz Edelman Award, premiación considerada como el “Nobel” en el área de investigación de operaciones.

Relacionados

Comenta