Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Nacional

Cómo opera el lobby de China en el Congreso y el Gobierno

Reuniones entre el embajador asiático, Xu Bu, con parlamentarios, ex presidentes y empresarios, deja entrever la forma en que opera el lobby chino. Además, se le suma una seguidilla de viajes millonarios que han realizado 21 diputados, algunos hasta cuatro veces, a ese país.

Cómo opera el lobby de China en el Congreso y el Gobierno
Por 24 de Septiembre de 2019

Cuando el embajador chino en Chile, Xu Bu (56), llegó a nuestro país en enero de 2018, poco y nada sabía de español. Sin embargo, esta condición no fue impedimento para que alcanzara prontamente notoriedad pública en nuestro país. Tarea fácil en términos políticos a pesar de la barrera lingüística, considerando que él ha enfrentado retos más complejos, como ser embajador en Pakistán o ejercer como representante de su Gobierno para los asuntos relativos a Corea del Norte en India.

Este año, el hombre que, según cercanos, goza de una personalidad bastante tímida para su cargo, se ha visto envuelto en la polémica.

Desde hace semanas, una seguidilla de cartas al director en que Bu critica al diputado Jaime Bellolio (UDI) lo tienen apareciendo en los principales medios de comunicación. En el intercambio con Bellolio, incluso reprendió en duros términos al parlamentario chileno por reunirse con el líder de las manifestaciones en Hong Kong, Joshua Wong.

Esta guerrilla epistolar no ha sido la única muestra de poder que Bu ha dado en nuestro país. El embajador ha sostenido una extensa lista de reuniones con el empresariado chileno, entre los que se incluye el dueño de Canal 13 y del Banco de Chile, Andrónico Luksic, o el presidente del Grupo Security, Francisco Silva.

Un embajador muy activo

Durante el año pasado Bu se volvió muy importante para los líderes de su Gobierno en Pekín. En 2018 su ayuda e influencia en nuestro país permitió a la empresa china Tianqi comprar el 24% de las acciones de SQM, por un valor superior a los US$4.066 millones.

Tras la resolución del Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC), que aprobó el acuerdo extrajudicial presentado por la Fiscalía Nacional Económica (FNE) y Tianqui, Xu Bu incluso alabó la gestión de Julio Ponce Lerou que hizo lobby para que la empresa china se instalara en el mercado del litio.

La labor de Xu Bu no sólo se ha circunscrito a fotos protocolares con los ex Presidentes Eduardo Frei, Ricardo Lagos y Michelle Bachelet. Su potente labor la ha ejercido en el Gobierno y en el Congreso, donde radica su real influencia y la de China.

Xu Bu durante la presentación de sus cartas credenciales a la Presidenta Bachelet. Fuente: sitio web Embajada de China en Chile

En el poder legislativo, el lobby chino ha sido persistente. Según la lista de viajes al extranjero por parlamentario y al registro de la Ley del Lobby de la Cámara de Diputados, entre 2014 y 2019, 21 de ellos visitaron el país asiático, incluso hasta cuatro veces, como el socialista Fidel Espinoza (2014, 2015, 2017 y 2019).

Los otros 20 integrantes son: Pedro Álvarez-Salamanca (UDI), Pepe Auth (Ind.), Karim Bianchi (PR), Loreto Carvajal (PPD), Maya Fernández (PS), René Garcia (RN), Carlos Jarpa (PR), Issa Kort (UDI), Javier Macaya (UDI), Daniel Núñez (PC), Leopoldo Pérez (RN), Jorge Rathgeb (RN), Marcela Sabat (RN), Alejandro Santana (RN), Gabriel Silber (DC), Francisco Undurraga (PEP), Mario Desbordes (RN), Joanna Pérez (DC), Sebastián Keitel (Evópoli) y Ramón Barros (UDI).

Del listado, y pese a que todos viajaron tras acordar con alguna entidad al interior del Gobierno chino, al menos cinco fueron invitados directamente por la embajada de ese país en Chile: Joanna Pérez, Fidel Espinoza, Javier Macaya, Issa Kort y Ramón Barros. En total, cada viaje tuvo un valor de entre $3.000.000 y $5.000.000, lo que incluyó alojamiento, comidas protocolares y transporte.

Al ser contactados, Espinoza, Macaya y Barros no respondieron el llamado de El Dínamo ni los mensajes posteriores; sin embargo, los diputados Joanna Pérez e Issa Kort sí lo hicieron.

“Xu Bu es el Gobierno de China”

Ante las consultas de EL DÍNAMO, Joanna Pérez (DC) insistió en que habría una incongruencia, pues no fue invitada por la embajada, sino que, por el Consejo Chino. Voy a revisar bien cómo se gestó, pero a nosotros nos invitó el Consejo. Somos parte del Grupo Interparlamentario Chino-Chileno (compuesto por 25 parlamentarios)”, detalló Pérez, pese a que la declaración de su viaje confirma un pago por parte de la “Embajada De La República Popular China En Chile”.

La parlamentaria explicó en que consistió su visita a China del 7 de enero de 2019, donde recorrió Shanghái y Beijing durante cinco días. En ese plazo, visitó el stand de productos chilenos (artesanías, berrys, vinos, entre otros), ya que según dijo, “siempre va a ser necesario generar estos espacios con las condiciones que requiere China, con más cuotas y distintas restricciones o prioridades”.

“Chile tiene mucho que avanzar siempre manteniendo el equilibrio con China, porque estamos frente a un gigante y por lo tanto hay que hacerlo de forma equilibrada, porque ellos ya entraron en negocios como SQM y por eso creo que debe haber las regulaciones necesarias”, explicó Joanna Pérez.

En tanto, Issa Kort contestó, en primera instancia, que no fue invitado ni por Xu Bu ni por la embajada del país asiático. Eso sí, al comentarle que según el sitio de Ley de Lobby su visita en mayo del año pasado sí fue pagada por la embajada para su participación del Segundo Foro Partidos Políticos China-Celac, rectificó su versión.

“Estuve revisando unos correos”, contestó más tarde. El diputado reconoció dicha visita y aseguró que no fue solo: “Estábamos con Lautaro Carmona del PC, José Miguel Arellano de RN, Juan Carlos Latorre de la ODCA (Organización Demócrata Cristiana de América) y con Javier Macaya como jefe de Bancada de la UDI”.

“La coordinación y detalles del encuentro eran hechos desde la Embajada de China en Chile. Fue un encuentro muy interesante porque nos permitió conocer cuál es la estructura y realidad de la política china en tiempos actuales”, continuó.

Jaime Bellolio -el diputado que ha estado en el centro de la polémica con el representante diplomático chino- explicó que es sumamente común que se hagan este tipo de invitaciones, pues “siempre ha existido una relación entre gobiernos, embajadas y parlamentarios”, pero que de igual forma, “Xu Bu es el Gobierno de China en Chile y nadie se puede ‘sacar los pillos’ con eso. Al final quien firma el cheque sí es Bu”.

“El punto de si la plata viene del Ministerio de Relaciones Exteriores de China o de la embajada es irrelevante, porque en el fondo es el mismo vínculo. Quien te está dando la invitación es un Gobierno, entonces su representante es la embajada de acá, pese que las cuentas corrientes pueden ser distintas al final es lo mismo”, comentó sobre las respuestas de sus pares.

Ministros y el gigante de asiático

La gestión del país asiático también ha dejado sus huellas en el Poder Ejecutivo. Ministros como Antonio Walker (Agricultura), Hernán Larraín (Justicia), Baldo Prokurica (Minería) y José Ramón Valente (ex Economía), sostuvieron reuniones con Xu Bu en 2018, las cuales constan en el propio sitio web de la embajada china.

El 9 de julio de este año José Antonio Walker subió una fotografía a Twitter donde sale posando junto a Xu Bu.

La primera de estas reuniones se llevó a cabo el 10 de abril de 2018, cuando el ministro Baldo Prokurica se encontró con el embajador chino para “intercambiar opiniones sobre las cooperaciones minerales entre ambos países”.

Luego, el 14 de mayo fue el turno de Hernán Larraín, con quien Xu habló sobre “las relaciones bilaterales y cooperaciones entre China y Chile”, mismo propósito que en las reuniones posteriores con Antonio Walker y el ex ministro José Ramón Valente, a quienes vio el 25 de julio.

Sin embargo, no son las únicas interacciones de estos ministros de Estado con el gigante asiático. Según la plataforma Ley de Lobby de la Subsecretaría de Minería, Prokurica también se reunió con el funcionario del Gobierno chino, Sen Mi, en julio del año pasado, según consta en la misma declaración de lobby.

Meses después, estuvo con el lobista Zhang Jun -quien representa a 10 ejecutivos asiáticos de la Empresa China National Nuclear Corporation- para conocer los futuros proyectos de esa compañía.

José Ramón Valente también se juntó en diciembre del año pasado con los integrantes de China National Nuclear Corporation, para según reveló el informe de la Subsecretaría de Economía, generar “oportunidades de cooperación entre gobiernos”. A lo que se le suma una cita con la empresa China Southern Power Grid.

Por su parte, el ministro Antonio Walker, en el registro de la Subsecretaría de Agricultura, no cuenta con ninguna reunión con la embajada de China. Eso sí, lo ha hecho con las de Nueva Zelanda, Emiratos Arabes Unidos y de la India, las cuales sí están inscritas en el documento.

Lo que sí consta es que en marzo de este año estuvo con tres altos cargos de la empresa State Development & Investment Corporation, que actualmente es la mayor compañía estatal de inversiones en China.

En el informe de la Subsecretaría de Justicia, tampoco existe ningún tipo de documentación sobre la reunión entre Larraín y Xu Bu, lo que estaría en contra de la Ley de Lobby. Legislación que, según su propio manual, establece que las plataformas dispuestas deben “contener todas las  audiencias y reuniones sostenidas por los sujetos pasivos. Este registro debe individualizar las personas con las cuales se sostuvo la audiencia o reunión”.

Además el Artículo Nº 2, sobre su aplicación, establece que “las disposiciones de este reglamento serán aplicables a los ministerios, secretarías regionales ministeriales, embajadas, intendencias, gobernaciones, gobiernos regionales, municipalidades, Fuerzas Armadas, de Orden y Seguridad Pública”.

Según explicó el diputado Bellolio, esta falta de información se justificaría con un pequeño vacío en la legislación, pues, “ellos (la embajada) no siempre son sujetos activos de lobby. Depende de si se trata de una recepción, que es algo más diplomático y no requiere incluirlo, o si se trata de una reunión de negocios donde los embajadores igual pueden tomar parte y sí es necesario registrar todo”.

Relacionados

Comenta