Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Nacional

El emotivo funeral del sacerdote José Aldunate en la Iglesia San Ignacio

A las 11 horas de este lunes comenzó la ceremonia a la que asistieron cientos de personas. Tras la ceremonia, los restos de Aldunate fueron trasladados hasta el Cementerio Jesuita de la comuna de Padre Hurtado.

El emotivo funeral del sacerdote José Aldunate en la Iglesia San Ignacio
Por 30 de Septiembre de 2019

Desde las 11 horas de este lunes, la Iglesia San Ignacio recibió a todos aquellos que quisieron despedirse del José Aldunate Lyon.

El sacerdote jesuita, que fue reconocido como un férreo defensor de los derechos humanos durante la dictadura en nuestro país, murió el pasado sábado a los 102 años.

Es por esto, que cientos de personas se reunieron para homenajear al fundador del Movimiento contra la tortura Sebastián Acevedo, movimiento que fue nombrado en memoria del hombre que en 1983 se inmoló frente a la Catedral de Concepción exigiendo conocer el paradero de sus hijos detenidos de forma ilegal.

El cura fue galardonado en 2016 con el premio Nacional de Derechos Humanos. En el mismo año, el religioso fue reconocido como Hijo Ilustre de la ciudad de Santiago.

Durante la misa realizada en el funeral, el cura jesuita Mariano Puga destacó que “estamos celebrando que esta Iglesia de Cristo pare, engendra gente como Pepe Aldunate. Que lo digan los detenidos desaparecidos, que lo digan los pobres de las barriadas, que lo digan los familiares de torturados políticos. Esa es la iglesia que estamos tratando de vivir y revivir después de todo lo que hemos sufrido en estos días”.

Candelaria Acevedo, hija de Sebastián Acevedo, también asistió al funeral y dedicó emotivas palabras a José Aldunate.

“Fue un honor conocerlo al Pepe. Además un honor de que en ese tiempo hayan decidido colocarle (ese nombre) al Movimiento contra la tortura Sebastián Acevedo, ya que por una suerte de eso y también por el hecho del acto que mi padre hizo, nosotros pudimos salvar nuestra vida, pero también la de muchos otros compañeros que estaban siendo torturados y vejados en este país”, señaló.

“Hizo lo que pudo, le fue más o menos. Que descanse en paz”, concluyó Acevedo.

Tras la ceremonia, los restos de Aldunate fueron trasladados hasta el Cementerio Jesuita de la comuna de Padre Hurtado.

El pasado domingo, en la explanada del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos se realizó el velorio del sacerdote, al que acudieron diversas personalidades, tanto del mundo religioso como de derechos humanos y política.

Relacionados

Mujer Dínamo

ver más Mujer Dínamo

Comenta