Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Nacional

PSU: ¿por qué la ACES amenaza con boicotear una prueba que cambiará en 2020?

La Prueba de Selección Universitaria se realizará este lunes 6 y martes 7 de enero pese a las críticas de los secundarios que piden eliminar definitivamente el examen.

PSU: ¿por qué la ACES amenaza con boicotear una prueba que cambiará en 2020?
Por 3 de Enero de 2020

Pese al llamado a movilizaciones que realizó la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (ACES), el Consejo de Rectores (CRUCh) ratificó las fechas de rendición de la Prueba de Selección Universitaria (PSU).

“Es muy tardía la propuesta. Este es un sistema de admisión que se inicia en el mes de mayo. La Prueba de Selección Universitaria forma parte de un proceso sistemáticamente ordenado, que hace también imposible pensar en alguna fórmula alternativa”, señaló el miércoles Aldo Valle, vicepresidente del Cruch.

Este jueves, Valle llamó a los estudiantes a acudir al reconocimiento de salas este domingo 5, recordando que la PSU responde a “una obligación pública”.

Reiteró que “no es posible postergar la fecha. Ya lo hicimos” y que “la admisión a 41 instituciones de educación superior, además de becas, créditos y gratuidad, está asociado a estas pruebas”.

Por su parte, desde la ACES afirmaron que no están las condiciones óptimas para rendir la PSU, producto de la represión policial que ha tenido lugar en las manifestaciones y que ha afectado -directa o indirectamente- a los estudiantes secundarios, aseguran.

Los alumnos secundarios también plantearon en su petitorio que se elimine de forma permanente la PSU, ya que lo consideran un sistema de admisión segregador y que beneficia el lucro en la educación.

Ante ello, la ACES sugiere apostar por un sistema que no tenga la presión de que sólo en dos días se defina la decisión.

Las cifras

Según cifras del Sistema Único de Admisión (SUA), durante 2018 fueron 264 mil los alumnos que rindieron la PSU, y de ellos, 89.973 pertenecían a recintos municipales. Sin embargo, tras no alcanzar los puntajes mínimos para postular las 41 universidades, sólo un 28% de ellos pudo participar del SUA. Un 26% fue seleccionado, mientras que esta cifra fue de un 13% para los liceos técnico-profesionales.

Además, 32.357 alumnos, es decir, un 35,9% de quienes rindieron la PSU y egresaron de colegios municipales, fueron seleccionados en las carreras de su preferencia.

Una realidad que contrasta, por ejemplo, con el caso de los egresados de colegios particulares subvencionados, en donde un 47% de los que dieron la prueba quedó en las carreras de su preferencia.

Cambios para 2020

La Ley de Educación Superior establece que el Cruch dejará de tener a su cargo la medición. En cambio, se confirmarán comités de acceso: uno para el subsistema técnico-profesional y otro para el universitario. Ambos comités deberán cambiar y/o modificar la PSU, teniendo como plazo máximo para ello el año 2020.

En abril de 2019, el Ministerio de Educación presentó a los miembros de los Comités Técnicos del Sistema de Acceso a la Educación Superior que regirá para el proceso 2021.

Al respecto, Aldo Valle afirmó que “los cambios que se han demandado están en desarrollo. Vamos a modificar la prueba de Matemáticas, incorporaremos nuevos instrumentos de Admisión, vamos a incorporar una medición de escritura. Todo eso está en desarrollo”.

“No se puede modificar de un día para otro. El tiempo de la PSU está en momento de experimentar cambios y se está trabajando en nuevos diseños”, agregó.

Examen a la PSU

De acuerdo a la publicación “¿Qué sabemos sobre admisión a la educación superior?” del Centro de Estudios del Ministerio de Educación (Mineduc), en 2004, la Universidad de Chile encargó a la empresa Educational Testing Service (ETS) evaluar la PSU.

Los resultados no fueron públicos hasta el año 2012. En ellos, se recomendaba ajustar la dificultad de las pruebas al nivel de habilidad de los postulantes; investigar el sesgo de la PSU; y expandir los análisis de confiabilidad de los puntajes.

Luego, en 2012, el Mineduc junto con el CRUCh solicitó a la empresa Pearson una nueva evaluación. Pearson elaboró un total de 124 recomendaciones. Ente otros, este estudio buscó conocer la capacidad predictiva de los puntajes PSU y el desempeño académico universitario. Los análisis indicaron, principalmente, que la PSU tiene cierta capacidad para predecir los resultados universitarios durante los primeros dos años de universidad.

No sólo desde la ACES discrepan. En conversación con EL DÍNAMO, la directora de Acción Educar, Magdalena Vergara, aseguró que “esta discusión viene desde hace muchos años porque la PSU es una prueba que no logra predecir bien el éxito futuro de los estudiantes, selectivamente no logra captar a los estudiantes según el perfil de las universidades y tiene problemas de equidad”.

“En general, muchos países usan pruebas de selección. Entonces, se puede decir que hacer una prueba como la PSU es bueno, pero hay que mejorarla. Además, se debe aplicar flexibilidad para que las universidades puedan ponderarla respecto al valor que ellos le den a la prueba y permitir otros mecanismos, como mirar las capacidades de los estudiantes para determinadas carreras que no necesariamente mide la PSU“, agregó.

Vergara de igual forma afirmó que “en el contexto en que estamos, buscar evitar hacer la PSU, no lo compartimos. Efectivamente se debiera abrir el sistema de acceso para que las propias instituciones pudieran tener sus propios sistema de admisión, pero es distinto a pensar que, a dos días de dar la prueba, decir que no se puede rendir por estos problemas”.

En tanto, desde Educación 2020, la profesora y coordinadora de Política Educativa, Loreto Jara Males aseguró a EL DÍNAMO que “el que la PSU vuelva a estar al centro del debate es una muestra más de la inequidad que caracteriza nuestro sistema educativo“.

“Siendo un instrumento de evaluación estandarizada, tiene particularidades de aplicación, lectura y uso de resultados que son muy mejorables y que se deben revisar en su totalidad”, expresó. “Ahora bien, no se le puede pedir a la PSU que se haga cargo de problemas del sistema educativo en su conjunto, pero sí debemos avanzar hacia un acceso más justo a la educación superior”, concluyó.

Ingreso en otros países

Muchos países cuenta con algún requerimiento mínimo para permitir el acceso a la universidad, tales como certificados de egreso de niveles educacionales previos, o la obtención de puntajes mínimos en las pruebas estandarizadas.

Alemania

En este país, es necesario que los estudiantes cuenten con una “calificación de ingreso a la educación superior”. Comúnmente, corresponde al bachillerato, diploma que se obtiene luego de exámenes que deben rendir quienes deseen asistir a la universidad una vez que han finalizado los estudios secundarios.

Este examen consta de cuatro a cinco componentes (en casi todos los Estados, tres exámenes escritos y uno oral), y considera también el rendimiento en clase de todas las materias durante los últimos dos años de educación secundaria superior.

Argentina

No existe una prueba estandarizada de ingreso y cada universidad establece sus propios requisitos. La Universidad de Buenos Aires, no se aplica pruebas y permite que todos los estudiantes ingresen a un ciclo común. Sin embargo, la tasa de abandono es elevada: de cada 100 estudiantes que ingresan a las universidades estatales, 70 no se gradúan.

Australia

En Australia, cada una de las instituciones estatales (TAC) que controla el proceso de admisión cuenta con un sitio web para postular a las universidades. Estas plataformas reciben y procesan solicitudes de admisión, pero o seleccionan a los solicitantes ni toman decisiones con respecto a sus calificaciones.

Luego se aplica un indicador de ranking en el cual cada estudiante recibe un puntaje que refleja su posición respecto a los demás estudiantes. Si bien este es el elemento central del sistema de admisión, las universidades están facultadas para utilizar criterios adicionales como entrevistas, portafolios, cuestionarios y declaraciones de interés.

Brasil

Es en el Sistema de Seleção Unificada (SISU) por el cual las instituciones públicas de enseñanza superior ofrecen sus vacantes. El proceso tiene una única etapa de inscripción en la que debe elegir, por orden de preferencia, hasta dos opciones, La plataforma se encarga de derivar dichas solicitudes a las instituciones, las que definen quienes son admitidos.

Los estudiantes deben rendir un examen nacional estandarizado llamado ENEM. Existe un segundo examen estandarizado denominado Vestibular, el cual es mayormente empleado por las instituciones privadas.

Canadá

El sistema está conformado, en su mayoría, por universidades públicas que reciben el financiamiento desde el gobierno provincial y/o federal. Sin embargo, no existe el uso de pruebas estandarizadas a nivel nacional para acceder a las instituciones de educación superior y depende de cada una de las provincias y territorios.

Colombia

El país tiene un sistema mixto, es decir, si bien cuenta con una prueba estandarizada,  cada universidad puede aplicar sus propios criterios de selección.

La prueba Saber 11° es el examen que deben rendir los aspirantes a la Educación Superior y consta de dos sesiones en las que se realizan cinco pruebas: lectura crítica, matemáticas, sociales y ciudadanas, ciencias naturales e inglés.

Ecuador

El país cuenta con un examen único de ingreso llamado “Ser Bachiller”, prueba de conocimiento y aptitud académica que evalúa dominio matemático, lingüístico, científico, social y aptitud abstracta.

El proceso tiene tres etapas de postulación. En cada una se podrá elegir cinco alternativas, con dos fases de aceptación donde el estudiante decidirá si acepta o no el cupo. La tercera fase es asignación directa. El alumno escogerá cinco opciones de carrera y si el sistema le asigna el cupo se considerará aceptado automáticamente.

España

En este país existe la evaluación de Bachillerato para el acceso a la Universidad (EBAU), evaluación que se realiza al finalizar el curso escolar únicamente por quienes deseen acceder a la universidad.

Se examinan las asignaturas de segundo curso de Bachillerato, Las calificaciones se calcularán ponderando un 40% la nota de la prueba y un 60% la de la etapa. El resultado tiene que igual o superior a 5 para poder acceder a la Universidad.

Estados Unidos

Si bien cada universidad tiene su propio criterio de selección, suelen considerar el GPA, el promedio de calificaciones, y un examen de aptitudes académicas, conocido como SAT.

El SAT consiste de Análisis de lectura, Matemáticas y Escritura, con una puntuación de 200 a 800, la que se calcula al sumar las tres secciones. En total, la prueba dura 3 horas y 45 minutos.

Finlandia

Existen las universidades y las universidades de ciencias aplicadas. La Agencia Nacional de Educación es la encargada de mantener la plataforma por medio de la cual se formalizan las solicitudes de admisión.

No todas las universidades se encuentran en la plataforma de admisión, lo que implica que, en algunos casos, los postulantes deben acceder directo a las instituciones para emitir su solicitud. Asimismo, tienen también como primer requisito de acceso a la educación superior el examen de egreso de la educación secundaria.

Francia

En este país, es el Ministerio de Educación Superior, Investigación e Innovación el administrador de la plataforma de admisión. El principal requisito de postulación a las instituciones de educación superior es obtener un título de secundaria y el sistema evalúa las solicitudes en función de la formación previa y las habilidades del postulante. Las universidades también pueden solicitar requisitos adicionales.

México

Si bien el EXANI-II es una prueba que utilizan muchos de los centros de Educación Superior públicos del país, hay otros exámenes de admisión propios de cada centro.

El EXANI-II (Examen Nacional de Ingreso a la Educación Superior) está a cargo del Centro Nacional de Evaluación y consiste en 110 preguntas de opciones múltiples, enfocadas en las habilidades intelectuales (razonamiento verbal y matemático) y los conocimientos (Ciencias Naturales, Ciencias sociales, Matemáticas, Mundo Contemporáneo y Español). La prueba dura dos horas y media.

Reino Unido

Cuenta con un sistema de admisión dirigido por la Universities & Colleges Admissions Service (UCAS). Los estudiantes, al finalizar su educación secundaria, deben contar con su General Certificate of Secundary Education (GCSC) y Certificate of Education at advanced level (GCE A-Levels). Los GCSE son calificaciones que toman los
jóvenes de 14 a 16 años en determinadas asignaturas, y son empleadas por muchas instituciones como requisitos para postular.

El GCEA-levels, que actúa como nivel preuniversitario45. Asimismo, algunas universidades aplican exámenes de
admisión específicos como requisitos de admisión, junto con las calificaciones obtenidas en GCSC y GCE levels-A.

Perú

Cada centro cuenta con la autonomía para elegir a sus estudiantes según sus propios criterios de selección. Entre ellos, existe un examen de conocimientos de la Enseñanza Media, el ingreso directo para deportistas destacados y para alumnos exonerados de prueba de admisión por primer puesto de calificaciones en Enseñanza Media.

Venezuela

El gobierno ha dispuesto de la Prueba Nacional de Exploración Vocacional (Pnev), prueba en linea que evalúa intereses, personalidad, actitudes y gustos del bachiller con el objetivo es determinar el perfil profesional del estudiante.

La admisión está regulada por el Sistema Nacional de Ingreso Universitario (SNI) y toma en cuenta el expediente académico (que es un 50% del total), las condiciones socioeconómicas y el lugar de residencia, entro otros. De igual forma, algunos planteles toman el promedio de notas escolares del candidato así como la aplicación de exámenes propios de admisión.

Relacionados

Comenta