Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Nacional

Los argumentos que entregó Mañalich a Comisión Investigadora para asegurar que civiles “disparan perdigones”

Según dijo el ministro de Salud en un oficio que envió a la Cámara de Diputados, "las declaraciones realizadas consistieron en una afirmación genérica, no imputable a persona alguna".

Los argumentos que entregó Mañalich a Comisión Investigadora para asegurar que civiles “disparan perdigones”
Por 28 de Enero de 2020

“Hay gente en las manifestaciones que usa escopetas de perdigones”, aseguró el ministro de Salud, Jaime Mañalich en diciembre del año pasado a La Tercera. Sin embargo, su aseveración no pasó inadvertida y fue requerido por la  Comisión Especial Investigadora de la Cámara de Diputados -creada a partir del estallido social que comenzó el 18 de octubre- para aclarar sus dichos.

Según el Oficio N° 28 de la Comisión presidida por el diputado Mario Venegas (DC) al que accedió EL DÍNAMO, se le solicitó al ministro Mañalich que “disponga la información y antecedentes por su afirmación (…) de que hay gente en las manifestaciones que usa escopetas de perdigones”.

Así como también se le pidió el detalle “sobre la disponibilidad de recursos existentes para tratar la patología de trauma ocular”.

Con fecha 6 de enero, el secretario de Estado respondió a través del Oficio N° 5566 a ambas solicitudes. Por la primera, aseguró que pudo constatar esta información en terreno, pues, luego de que el Minsal declaró alerta sanitaria el 14 de noviembre del 2019, debió visitar diversos hospitales del país.

“En esas instancias, me contacté con personas que han sido afectadas por lesiones o afecciones que han tenido origen en manifestaciones sociales, en las que se encontraban presentes por diversas circunstancias. En forma previa a la entrevista por la cual se consulta, con fecha 23 de noviembre, realicé una visita al Hospital de Antofagasta, para contactar a las víctimas del atropello múltiple ocurrido previamente”, indicó en el documento.

Además, en una visita al policlínico habilitado por la Tercera Comisaría de Antofagasta -donde llego para visitar a personal de Carabineros heridos durante el ataque a la Subcomisaría Norte- Mañalich habría dialogado con los lesionados, quienes “me relataron haber sido agredidos por civiles con piedras, bombas molotov y diversas armas de fuego. El relato fue consistente con las heridas y lesiones que se pudieron observar”.

La máxima autoridad del Ministerio de Salud también aseguró que esta visita “me llevó a la conclusión de que por ambos lados se sigue usando este instrumento”.

“Las declaraciones realizadas por este ministro consistieron en una afirmación genérica, no imputable a persona alguna, que tuvo por finalidad replicar información declarada por los mismos afectados y ejemplificar circunstancias que había presenciado en las visitas realizadas a diversos actores lesionados producto de las manifestaciones, constatando que existían víctimas que acusan violencia de parte de agentes del Estado y personal policial que acusa ser víctima de violencia por parte de civiles”, señaló el ministro.

Otro de los argumentos de Mañalich para asegurar que civiles dispararon perdigones fue lo publicado en diferentes medios de comunicación, como 24 Horas y Radio Biobío.

En el caso del noticiario de TVN, Mañalich recordó que tras el ataque a la Subcomisaría Norte de Antofagasta, el capitán de Carabineros Pedro Duran aseguró que su personal “sufrió lesiones por armas de fuego, lesiones por perdigones que se ocupan dentro de aire comprimido y con armas de fuego también tenemos impactos balísticos en vehículos policiales que se han encontrado dentro del cuartel”.

Sobre el mismo evento, en la nota periodística de Bío Bío Chile se indicó: “Durante ese periodo, la unidad policial ubicada al norte de la ciudad, en la Población Bonilla, fue blanco de piedras, balines, bombas molotov e incluso de disparos con armas de fuego, entre otros elementos”

El programa de reparación ocular del Ministerio

Con respecto a la segunda inquietud de la Comisión -qué está haciendo el Estado para reparar a las víctimas de traumas oculares-, el ministro de Salud aseguró que se están “adoptando adoptando medidas concretas para facilitar sin distinción la adecuada y oportuna atención de todas las víctimas de violencia en el marco del contexto nacional” en la Unidad de Tratamiento Ocular (UTO), Hospital del Salvador.

“Para ello, y a modo de ejemplo, ha iniciado el ‘Programa Integral de Reparación Ocular‘, para quienes han sufrido este tipo de lesiones”, complementó luego.

Sobre el plan referido por Mañalich, explicó que los traumas oculares son un problema “grave de salud”, porque “cuentan con garantías de acceso, oportunidad y protección financiera aseguradas por la legislación actual”, dice el documento firmado por el ministro y el subsecretario de Redes Asistenciales, Arturo Zúñiga.

Para ello, es que las autoridades crearon un plan secuencial donde no se puede avanzar en el tratamiento sin completar las etapas anteriores.

Lo primero es entregarle a los pacientes una resolución médica y quirúrgica del trauma ocular agudo que padecen, luego una resolución de las complicaciones asociadas, más tarde viene la rehabilitación quirúrgica, cosmética y funcional, para concluir en el alta de la persona.

Además se incluyeron cuatro etapas transversales que “se realizan durante todo el período de atención y son en paralelo a las demás etapas”.

Estas consisten en apoyo y tratamiento psicológico, en la asesoría y acompañamiento social, prestar soporte, apoyo funcional y efectuar un seguimiento de las atenciones brindadas.

Con este fin es que el ministerio realizó una inversión de $280 millones -con IVA- en la primera etapa y de $138 millones para la segunda fase.

Además de estos gastos se incluye la contratación de más funcionarios para “reforzar el servicio”. Así se contrató a un odontólogo, tres tecnólogos médicos, un administrativo y una enfermera, con un gasto total de $13,6 millones. También se agregó el pago de horas extras a técnicos de enfermería, auxiliares, administrativos y enfermeras por un valor mensual de $20 millones.

“En abril del año 2020 se incorporarán cinco médicos anestesiólogos para el Periodo Asistencial Obligatorio (PAO) que si se destinan en cargos 22/28 horas pudiera considerarse para la Unidad de Tratamiento Ocular en forma permanente”, concluyó el documento.

Relacionados

Comenta