Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Nacional

¿Podrá el TPP-11 diversificar las exportaciones chilenas?

La situación de los miles de contenedores con problemas para ingresar a China a raíz del brote hace que algunos políticos vean el acuerdo con buenos ojos.

¿Podrá el TPP-11 diversificar las exportaciones chilenas?
Por 11 de Febrero de 2020

Pese al actual receso legislativo del Congreso, el ministro de Relaciones Exteriores (S), Rodrigo Yáñez, pidió a la Cámara Alta acelerar la tramitación del proyecto por el Acuerdo de Asociación Transpacífico, mejor conocido como TPP-11. Según aseguró la autoridad, si Chile ratifica el tratado, no seremos tan susceptibles a los movimientos de la economía internacional por problemas externos.

Es decir, según Yáñez, el TPP-11 permitiría diversificar “la oferta nacional” en diversos países. “Tenemos el TPP-11 en el Congreso, que abre oportunidades para tres mil productores distintos, justamente en mercados que hoy día son los que se están viendo para poder desviar exportaciones en el caso de que no puedan entrar a China”, complementó.

En esta situación se encuentran miles de containers con productos chilenos en los puertos chinos, los que están a la espera de que sean admitidos o sean derivados a otros países cercanos.

Según el proyecto que sólo requiere ser aprobado por mayoría simple en el Senado para ser ley, nuestro país obtendría ventajas al comerciar con Australia, Brunei, Canadá, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam.

“Las ventajas están asociadas a la reducción de barreras arancelarias y no arancelarias, como es el caso de las disciplinas establecidas para la regulación sanitaria y fitosanitaria y las normas técnicas. Asimismo, sus normas para la facilitación del comercio y la acumulación de origen posibilitarán interesantes oportunidades para emprender nuevas iniciativas comerciales”, dice el proyecto de ley.

TPP-11 en tiempos de crisis

Pero, ¿podría realmente el TPP-11 evitar problemas económicos para Chile como los que el coronavirus ha generado?

“Es un tratado positivo para el país”, indicó a EL DÍNAMO Edgardo Riveros, ex subsecretario de Relaciones Exteriores de Michelle Bachelet y actual académico de la Universidad Central.

Incluso, aseguró que “no obstante el retiro de Estados Unidos, la mayoría de los países firmantes ya ha ratificado el tratado. Estiman que es bueno para sus desarrollos económicos y coincido con ello”.

“Para Chile, este tratado abre mercados importantes con productos que hoy son considerados como sensibles por algunas economías -o sea que no los pueden producir- y donde Chile, si se aprueba, podrá llegar con sus productos, con aranceles más bajos o la eliminación de estos”, detalló Riveros.

Un ejemplo de esto, según el académico, es la relación entre Chile y Japón con la firma del Tratado de Libre Comercio en Tokio el año 2007.

“En el tratado de libre comercio que se tiene con Japón hay productos considerados sensibles, pero que ahora se podrían ampliar. Esencialmente son productos agrícolas, lo mismo ocurre con otras economías con las que Chile tiene TLC y donde el TPP-11 amplía la lista de productos”, complementó la ex autoridad de Gobierno.

Virtudes y defectos

En tanto, el integrante de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, Alejandro Guillier aseguró EL DÍNAMO que el TPP-11 “como todos los tratados, tiene sus virtudes y defectos”.

“(El TPP-11) está dentro del diseño de tratados que Chile ha ido firmando desde el retorno a al democracia. Tiene sentido cuando tienes una política de industrialización y de desarrollo, así se aprovechan sus beneficios”, detalló Guillier.

Por otra parte, el senador analizó las declaraciones del ministro de Relaciones Exteriores (S) y dijo que “quizás tendría que explicarlo mejor el canciller subrogante, porque no veo cómo podrá servir para emergencias como el coronavirus”.

Guillier también contó que desde el comienzo de la tramitación del proyecto que busca ratificar el TPP-11, el Gobierno se ha comprometido a realizar una serie de medidas y de iniciar proyectos complementarios para la correcta implementación, pero que hasta el momento, “no se ha hecho nada”.

“Falta una Ley de Semillas, que no se ha desarrollado para las semillas autóctonas. El Ministerio de Agricultura se había comprometido a incorporar en la legislación y a discutir en el Congreso un registro nacional de variedades propias, para que no sean objeto de propiedad intelectual sin ninguna naturaleza, también establecer mecanismos para asegurar el intercambio de semillas de variedades tradicionales”, ejemplificó.

Otro detalle que a juicio de Guillier no ha sido tomado en cuenta, es que con el tratado “se va confiriendo soberanía a una serie de organismos internacionales que empiezan a tomar decisiones (…) Cualquier empresa privada que invierte en Chile y siente que una política social o tributaria afecta sus expectativas de utilidad puede protestar ante jueces internacionales o algún organismo que regule el libre comercio”, agregó.

Relacionados

Comenta